Mary Montesinos es una emprendedora que al no ver satisfechas sus aspiraciones en Venezuela decidió emigrar a Chile en busca de un mejor futuro. En ese país ha logrado fundar la Corporación de Mujeres Emprendedoras de Chile, una red de emprendedoras de diferentes edades, perfiles, nacionalidades y sectores. El objeto de la organización es orientar a todos los que deseen llevar a cabo sus emprendimientos, inclusive a hombres que lo requieran.

Mary nos comentó que en Chile, las mujeres en caso de estar casadas, deben contar con un permiso de su esposo que respalde el emprendimiento como requisito indispensable, si son solteras deben comprobar que cuentan con los ingresos suficientes para sostener el proyecto. Aunque parezca absurdo en pleno siglo XXI, ella recomienda hacer lo correcto: seguir los lineamientos del país al pie de la letra para conseguir todos los permisos que permitirán desarrollar el emprendimiento.

La también activista de derechos humanos informa que los trámites de visas demoran mucho, por lo cual es importante hacer las solicitudes de forma precisa para evitar inconvenientes que puedan perjudicar la permanencia en el país y llevar a cabo las diferentes actividades que cada cual desee realizar.

Aunque Chile ha sido fuertemente golpeado por la pandemia derivada del coronavirus, Montesinos es optimista al recordar cómo el país ha logrado sobreponerse a diferentes crisis, por lo que cree que esta no será la excepción. Recomienda a los emprendedores adaptarse a la coyuntura y hacer uso de redes sociales para llegar a los clientes, en lugar de paralizar sus proyectos comerciales.