Alberto Mariño es director de desarrollo de la fuerza laboral de la Cámara de Comercio Hispana de Virginia (EEUU), llegó al país de las oportunidades como asilado político, al igual que otros cientos de venezolanos en Estados Unidos que se vieron amenazados por los regímenes de Hugo Chávez y Nicolás Maduro. En esta entrevista deja claro que aunque el sueño americano puede ser una realidad debe aterrizarse.


Al consultarle si su solicitud de refugio vio afectadas sus posibilidades de emprendimiento, Mariño asegura que en su caso no tuvo mayores inconvenientes puesto que pudo acceder a un permiso para emprender mientras esperaba que reconocieran su condición. Como en cualquier otro país, deja claro que es importante llegar con ahorros y tener al menos garantizados seis meses de gastos básicos para poder emprender de forma responsable.


Asimismo, la situación legal es importante, por lo cual recomienda asesorarse con expertos que puedan brindar la mejor opción para cada caso, porque todos tienen situaciones diferentes.

Aunque reconoce que la pandemia derivada del coronavirus ha golpeado fuertemente al país y a los emprendedores, considera que EEUU seguirá siendo el sueño americano de muchos latinos, pero recomienda aterrizar los sueños con la realidad que supone llegar a un país con mucha competitividad. Ante la nueva modalidad, sugiere que los emprendimientos se lleven de la mano del marketing digital y que se puedan adaptar los proyectos según las capacidades de cada emprendedor.